Cortometraje Tu día de suerte
Cortometraje Tu día de suerte

Tu día de suerte: un thriller psicológico plagado de comedia

En abril se estrenó Tu día de suerte, el segundo cortometraje de Fele Martínez como director. Tres semanas antes, durante la 32ª semana de cine del Festival de Medina del Campo, Fele Martínez y Juanca Vellido se llevaron un doble premio a la mejor interpretación.

Desde entonces el corto ha sido seleccionado por diferentes festivales en los que está siendo muy bien recibido tanto por el público como por la crítica.

Basado en un texto de Juan Carlos Rubio, Tu día de suerte es un corto de humor, con tintes de thriller psicológico y políticamente incorrecto. Muy incorrecto.

Dos hombres de mediana edad se encuentran en un ascensor. Se miran. Se inicia un diálogo de imposibles. Entre el miedo y el humor, se produce una de esas situaciones en la que todos nos hemos encontrado y pensamos eso de “esto no me puede estar pasando”.

¿Qué es lo peor que podría suceder cuando dos personas que no se conocen se encuentran en un espacio tan reducido? Es la pregunta que te cruza la mente cuando observas como la relación entre los personajes inicia una caída vertiginosa que bordea el dolor y la agresión.

Y a pesar de todo, Tu día de suerte es una comedia.

Lo es porque está perfectamente hilvanada en un juego de equilibrios emocionales tejido con coherencia. La interpretación, la narración, el ritmo y todos los elementos cinéticos se afinan para conseguir la complicidad con el espectador, al que se quiere seducir rompiendo la barrera psicológica que existe entre seducirle arrancándole una sonrisa o enamorándole robándole una carcajada.

Tu día de suerte se desarrolla en casi su totalidad en un espacio muy reducido, sin posibilidad de escaparse.

Se convierte en un auténtico desafío contar en este lugar toda una historia, una galaxia, una aventura en la que los dos personajes protagonistas realizan un viaje a través del prejuicio como nunca hubieran imaginado.

Una comedia contra los prejuicios que esconden deseos inconfesables. Una comedia porque este género tiene la capacidad de recrear una metáfora de un modo divertido para que, si la catarsis se produce, lo pueda hacer de forma amable.

La productora y actriz del corto Mónica Regueiro considera que Tu día de suerte “no pretende ser un corto moralista ni dar lecciones de ningún tipo”.

Pero podría darlas. En un país en el que están aumentando las agresiones homófobas y a nadie parece importarle, cualquier ejercicio que ponga sobre la mesa las emociones mal gestionadas de los agresores es obligatorio.

Porque esas emociones de ascensor podrían perfectamente convertirse en la mecha que encendiese una agresión: un insulto, un puñetazo o una patada. Cualquier paliza en un callejón sin salida.

Aunque no pretenda hacer lo que finalmente hace, Tu día de suerte toca la fibra de lo que muchos pensamos.

Saca a la luz los deseos inconfesables de aquellos que odian. De aquellos que nos odian y que además hacen ostentación del odio. Porque en ese odio existe un profundo deseo hacia nosotros.

Ya no podemos hablar de nosotros sin hacer política. La vida nos va en ello.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista especializado en actualidad LGBT, es fundador de La Pluma Invertida. Trabaja como ejecutivo de cuentas en la agencia de marketing Goalplan y gestiona puntualmente medios en el gabinete de comunicación IP Comunicación. Vive en Barcelona.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa