Ramón Martínez presenta "La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella"
Ramón Martínez presenta "La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella"

Ramón Martínez presenta “La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella”

Fotografía por: Ramón Martínez

El doctor en filología y activista Ramón Martínez presentó ayer en la librería Cómplices de Barcelona su libro La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella de la mano del psicólogo especialista en gay affirmative psychology Gabriel J. Martín.

Lo que inicialmente iba a ser la presentación de un libro acerca de qué es y cómo respira la homofobia en España, pronto se convirtió en un debate muy interesante con el público acerca de cuáles son los retos que tiene ante sí el colectivo LGBT en los próximos años.

Martínez definió la heterosexualidad como ideología, precisamente porque “detrás de la heterosexualidad se encierran muchas más cosas que una simple atracción erótica entre personas de distinto sexo”. La heterosexualidad es ideología porque esconde “estereotipos, prejuicios y valores determinados que conforman una forma de pensar”.

Entonces, ¿cómo luchamos contra esa heterosexualidad convertida en ideología? Martínez nos anima a ponernos una gafas rosas para que repensemos la realidad, de la misma manera que el feminismo se puso unas gafas violetas para descubrir y comprender cómo y con qué formas se presentaba el machismo. Al ponernos esas gafas rosas deberíamos ser capaces de detectar la violencia física, las descalificaciones, la violencia sutil y la plumofobia. Esas gafas nos darían pues una perspectiva diferente de la realidad que, seguro, no sería aquella que se nutre de la estructura de pensamiento heterosexual.

Vale, Ramón, pero ponme un ejemplo de esa estructura hetero. “Cada vez que nuestros abuelos, e incluso nuestros padres, nos preguntan alarmados: ¿cuándo te echarás novia?”. Esa pregunta no deja de ser homófoba, porque presupone una cosmovisión determinada que no sirve a todo el mundo, pero que se quiere imponer como válida y, por tanto, universal.

El autor afirma que las herramientas del feminismo deberían ser absorbidas por los activistas que luchan por el respeto a la diversidad sexual y considera culpables de la homofobia a aquellos que aun siendo conscientes de la injusticia, la perpetúan y “persisten en lo peor de nuestra cultura de forma voluntaria”.  Aunque el concepto de homofobia se define en los ochenta del siglo pasado, siempre ha existido. Ramón considera así que existe una “estructura de lo aceptado y una infraestructura de lo no aceptado” y recuerda que “si todos son culpables, nadie es culpable”, parafraseando a Hannah Arendt. Para el autor, así, la homofobia es más una apuesta voluntaria de discriminación que un resultado o consecuencia de la educación recibida.

Y entonces, ¿qué estrategia seguimos? Martínez y Martín coinciden en considerar que existe una “onegeización” del movimiento y se ha dejado de lado el activismo de base. Martínez nos anima, en primer lugar, a volver al activismo social para reconectar con la sociedad civil porque ese activismo se ha devaluado en los últimos años debido al creciente número de derechos conquistados. Aunque eso es cierto, considera que todavía está pendiente la transformación social que anime a los heterosexuales a romper con esa apuesta voluntaria de “mi esquema es el único válido y todos deberían regirse por él”.

En segundo lugar, Martínez considera necesario no perder de vista a los que fueron referentes del activismo en el pasado, como Pedro Zerolo, para avanzar en los debates abiertos y crear un espacio propio para descubrir quiénes somos. La formación cultural de las próximas generaciones es esencial para mantener los referentes, recordar por qué hacemos activismo y evitar el auge de corrientes homófobas.

Finalmente, esa formación y el fortalecimiento del activismo en España solamente será posible si se supera la grandísima infoxicación existente en temas de diversidad sexual y de género y, aun así, conseguimos formar a las nuevas generaciones en esa transformación social que se le exige a la ideología heterosexual.

Ramón Martínez está preparando un nuevo libro acerca del activismo en España que tiene previsto ver la luz a finales de año.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista especializado en actualidad LGBT, es fundador de La Pluma Invertida. Trabaja como ejecutivo de cuentas en la agencia de marketing Goalplan y gestiona puntualmente medios en el gabinete de comunicación IP Comunicación. Vive en Barcelona.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa

Daniel Vilosa