El asesinato de Rambal no ha sido esclarecido
El asesinato de Rambal no ha sido esclarecido

Rambal, Rambalín, Rambal: una entrevista a tres bandas

Fotografía cedida por Pedro L. López

Rambal desde tres puntos de vista

Confieso que desde hace unas semanas me siento fascinado por la figura de Alberto Alonso Blanco, alias Rambal, y que su presencia me ha llegado en forma de diferentes destellos.
¿Por qué ahora?

¿Por qué en estos momentos tan convulsos de pines parentales y de intentos de recorte de libertades que vivimos y que tendremos que vivir en los próximos años?

El primer destello me llegó en forma de esta canción del cantautor Pablo und Destruktion:

El segundo destello fue el maravilloso himno de Rodrigo Cuevas, incluido en su último disco:

Y el tercero y último, aunque publicado en 2016, fue encontrarme con la historia completa en el libro La tinta del calamar. Tragedia y mito de Rambal, de Miguel Barrero, publicado por Trea.

Interesado en profundizar en la vida y en las vivencias de Rambal, me puse en contacto con los tres para que me dieran su visión acerca de un personaje que, aunque desconocido para una gran parte del público, siempre despertó un gran interés, especialmente a partir de su asesinato.

¿Quién fue Rambal?

Pablo und Destruktion: Rambal fue mucho más que un marica, fue un héroe nacional.

Miguel Barrero: Rambal fue un personaje que se convirtió en un símbolo gracias a la confluencia de una circunstancia particular (su asesinato, irresuelto) y otra histórica (la muerte de Franco y el tránsito de la dictadura a la democracia) en un contexto geográfico y social (Gijón y, más en concreto, el barrio pescador de Cimadevilla) inmerso en una crisis de identidad que aún hoy se ha resuelto solo parcialmente.

Rodrigo Cuevas: Yo no lo conocí, no soy coetáneo de él. Yo llegué a su historia hace como dos años a través de Pilar Sánchez Vicente, que escribió Mujeres Errantes, un libro basado en testimonios de mujeres de Cimadevilla.

Entre los diferentes testimonios está el de la Tarabica, que habla durante un rato sobre la vida de Rambal.

Son 20 minutos de pura fantasía.

Después de escucharla me dediqué a investigar y a raíz de leer y leer y escuchar toda esta información pensé que este hombre necesitaba una justicia poética. Por eso quise hacerle una habanera, que es una canción muy de Gijón.

¿Cómo llegáis a la historia de Rambal?

Pablo und Destruktion: Forma parte de la cultura popular de Gijón, especialmente de Cimadevilla, que antiguamente era nuestro “barrio chino”.

Su historia me llegó por diferentes bocas, como ocurre con todas las leyendas.

Rambal era transformista y también pintor. Todavía hay algún cuadro suyo en Oscarín, una sidrería del barrio.

Miguel Barrero: Conocí la historia por casualidad, cuando en la Semana Santa de 2001 me encontré en un periódico un reportaje sobre el crimen, del que entonces se cumplían 25 años.

¿Por qué pensáis que es interesante reivindicar una figura como la suya en un momento como este?

Pablo und Destruktion: Porque fue una persona valiente y querida, y conseguir eso es la cuadratura del círculo.

Miguel Barrero: Es curioso.

Cuando yo reivindiqué a Rambal (mi libro apareció en 2016 y ganó el Rodolfo Walsh al año siguiente), no lo hice porque considerara que fuera necesario, sino porque el personaje lo merecía.

No había entonces una coyuntura como la actual, en la que determinados derechos son puestos en duda, cuando no cuestionados directamente, por parte de una derecha obtusa y carpetovetónica.

A Rambal hay que recordarlo por dos razones: en primer lugar, porque fue un hombre que supo entender (y demostrar) que la solidaridad, la empatía y los cuidados anudan lazos, tejen redes y crean conciencia colectiva.

En segundo lugar, porque tuvo la gran valentía, en un tiempo nada fácil, de vivir su homosexualidad como algo consustancial a su persona; no como una enfermedad o un vicio pernicioso que tuviera que ocultar, sino como una parte más de su identidad, algo inherente a sí mismo a lo que no tenía por qué renunciar.

Rodrigo Cuevas: Creo que siempre son figuras para reivindicar y en estos momentos más todavía. Fíjate en Asturias, que tiene una historia muy de izquierdas, pero muy heteronormativa y hegemónica a la vez.

Por eso hay que reivindicarlo. Porque es un personaje para darle una vuelta a todos. Es que hubo gente que le dio una vuelta a todo.

En la historia de Rambal hay otro protagonista fundamental, que es el barrio de Cimadevilla. ¿Qué hace diferente este barrio a otros?

Pablo und Destruktion: Cimadevilla no es muy diferente de los demás, esa es la gracia.

Es otro barrio obrero vaciado. Algunos se rellenan de turistas y otros, como Cimadevilla, simplemente se vacían. En su momento fue el barrio de marineros y pescaderas. Y ya se sabe que “no hay quien pueda con la gente marinera”.

Miguel Barrero: Cimadevilla era en los años del franquismo una reserva india, una especie de reducto en el que ocurrían cosas que en otras partes de la ciudad eran impensables. Durante cerca de dos siglos fue un barrio de pescadores y cigarreras. El asesinato de Rambal coincidió con un cambio de paradigma que aún no se ha cerrado del todo. De ahí su simbolismo.

Rodrigo Cuevas: Era el ecosistema perfecto de Rambal, la naturalidad que se vivía en ese barrio. Era un barrio muy pobre y olvidado, de pescadores, que ha sufrido todas las gentrificaciones posibles, arrasado por la heroína en su momento y por los hípsters ahora. Podía haber sucedido en el casco viejo de Vigo, en la Barceloneta, pero nunca en Bajovillas.

Alberto Alonso Blanco, Rambal, fue un personaje singular.Un barrio que más que un barrio es un equipo.Un final trágico y un misterio sin resolver. Así es como se pasa de ser humano a ser mito. Rambal se debe reivindicar ahora más que nunca, por lo que tiene de solidaridad, de libertad y de sacarle los colores a lo establecido.

Hoy necesitamos más Rambales que nunca.

Pablo und Destruktion es el alter ego del cantautor Pablo García. Su último disco, Futuros Valores acaba de salir a la venta.

Miguel Barrero es escritor. Ha ganado varios premios a lo largo de su extensa trayectoria.

Rodrigo Cuevas se define a sí mismo como “agitador folclórico”. Su último disco es Manual de Cortejo.

Todos viven en Asturias.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Pedro L. López
Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Pedro L. López