12 películas LGBT para quedarte en casa y superar el coronavirus
12 películas LGBT para quedarte en casa y superar el coronavirus

12 películas LGBT para quedarte en casa y superar el coronavirus

Cine LGBT para entretenerse durante la cuarentena

Vivimos una situación excepcional y cada uno de nosotros intenta llevarlo de la mejor manera posible. Desde La Pluma Invertida queremos ayudarte a que la cuarenta en casa por la pandemia del coronavirus sea más llevadera.

¿Tienes pendiente un libro por leer o una película por ver?

En las notas de tu móvil o en el escritorio de tu ordenador es posible que guardes una lista de libros, series o películas que algún día hayas dicho que querías ver. “Cuando tenga tiempo”, pensaste.

Pues bien: ese momento ha llegado. Si una cosa buena tiene la cuarentena por el estado de alarma y no poder salir de casa es que puedes ponerte al día con todas tus listas pendientes.

Nosotros anteriormente ya te habíamos hablado de libros, por lo que hoy queremos centrarnos en el cine. Te proponemos 10 películas LGBT que puedes ver sin salir de casa, solo o acompañado, para superar el coronavirus.

Este listado no es definitivo, ni muchísimo menos. Nos falta por ver, por ejemplo, muchas películas de temática lésbica, por lo que si quieres encontrar títulos de películas lésbicas te recomendamos este post de Mírales y estas otras seis que te recomiendan desde Cultura Colectiva.

Antes de empezar la lista, sin embargo, recuerda que lo más importante no son las películas que puedas ver, sino que te unas a la consigna clave de estos días para ayudar a todo el personal sanitario en su esfuerzo conjunto para superar el coronavirus: #QuedateEnCasa.


1. El desconocido del Lago, Alain Guiraude (2013) Filmin

En su título original, L’inconnu du lac, es una película del director francés Alain Guiraude a medio camino entre el drama, el romance y el thriller. El verano es, una vez más, la estación escogida para representar historias de amistad, amor platónico y juegos eróticos. Destaca la fotografía sobria y contundente de Claire Mathon. En 2013 ganó los premios a Mejor director en la sección Un Certain Regard en el Festival de Cannes, Mejor película y fotografía en el Festival de Sevilla y Pierre Deladonchamps ganó el Premio César a mejor actor revelación.

2. Call me by your name, Luca Guadagnino (2017) Netflix

No podemos decirte nada que no sepas de esta película porque seguramente ya la has visto. Y si no la has visto, ahora no tienes excusas para no hacerlo. Tal y como nos explica Rafael Sanromán en su reseña, Call me by your name, es una maravilla sin paliativos. La clave de su belleza estética es la mesura, la exactitud y la sabiduría que se encuentra en las historias bien contadas.

3. Retrato de una mujer en llamas, Celine Sciamma (2019) Movistar + y Filmin

Sin duda, la mejor película que he visto en 2019. Cualquier persona, hetero o LGTB, cis o trans, hombre o mujer, debería verla. Tienen la virtud de inmiscuirse en las propias heridas interiores. Son muchos sus aciertos. Cuenta con una certera mirada feminista, que azota mucho más fuerte de lo que parece. Y, en ocasiones, parece estar pintada más que filmada. Se toma sus tiempos y, a la vez, lucha contra el reloj. Sus detractores la describen como la versión lésbica de Call me by your name, pero esta comparación está lejos de resultar ofensiva. Al fin y al cabo, todas las historias de amor cuentan con inevitables similitudes.

4. 120 pulsaciones por minuto, Robin Campillo (2017) Filmin

Una película desgarradora donde las haya. Dolor y rabia. Un retrato duro y honesto de Act Up, una asociación fundada en 1987 para llamar la atención sobre el SIDA y denunciar la situación de abandono social e institucional en el que se hallaban los enfermos cuando, en los años ochenta, era una sentencia de muerte. Daniel Vilosa la reseñó aquí cuando se estrenó resaltando la estrecha relación entre el activismo político y una historia de amor “bañada en la incertidumbre”.

5. Beach rats, Eliza Hittman (2017) Netflix

Aunque parte del clásico viaje de descubrimiento sexual de un adolescente, la directora estadounidense es capaz de darle identidad propia huyendo de los clichés habituales. Como diría David Rooney, de The Hollywood Reporter, es un film “oscuro, atractivo y completamente absorbente.

6. King Cobra, Justin Kelly, (2016) Netflix

En un top ten que se precie debe haber un buen crimen. Rescatamos el drama de Justin Kelly basado en hechos reales. Bryan Kocis, fundador de Cobra Videos, productora de cine porno gay, fue hallado apuñalado en enero de 2007 en su casa. La película relata la rivalidad entre diferentes productores en la que no todo es tan fácil como parece.

7. Pride, Matthew Warchus (2014) Filmin

Una película conmovedora que demuestra que la unión hace la fuerza. Aunque tenga menos de una década, esta película ya se ha convertido en un clásico del cine LGBT. Contexto: verano de 1984. Siendo Margaret Thatcher primera ministra, el Sindicato Nacional de Mineros convocó una huelga que, sin quererlo, uniría para siempre a dos comunidades aparentemente antagonistas. Entre otras nominaciones, fue candidata a los Premios Gaudí como mejor película europea.

8. Dolor y gloria, Pedro Almodóvar (2019) Netflix, Movistar + y Filmin

Es el ejercicio más honesto que he visto en mucho tiempo de exorcismo salvaje. Abrir la caja de Pandora y dejar salir todos los demonios. Así es Dolor y gloria. Abarca tantos temas vitales que se convierte en la gran película holística de Almodóvar. Se refiere al fetichismo del agua, que el protagonista asocia al placer como un fenómeno proustiano. Habla de drogas, legales e ilegales, como ausencia de dolor y como motor creativo. Narra su versión de lo que significa el éxito, reverso del fracaso, siendo ambas cosas mucho más difíciles de distinguir de lo que la sociedad nos propone.

9. Weekend, Andrew Haigh (2011) Filmin

Andrew Haigh, Mejor nueva promesa en los British Independent Film Awards y uno de los artífices de la estupenda serie Looking (2014), firma esta delicia sobre el albor de una relación sentimental. Russell y Glen se conocen en una discoteca, se lían y terminan pasando un fin de semana juntos. Narra con una belleza y simplicidad inusitadas el instante en que dos personas comienzan a comprometerse. Es el trayecto cinematográfico del «yo no busco nada» al «creo que empiezo a sentir algo». Hacía años que no se veía una película que dijera tanto con tan poco. Su principal mérito es que apunta hacia la encrucijada del hombre gay urbano actual: salir de su propio encierro y asomarse al abismo antes de aventurarse a amar.


10. Tierra de Dios, Francis Lee (2017) Filmin

Elegido Mejor film independiente británico y nominado a Mejor film británico en los BAFTA, alberga una discreta y sugerente historia de amor homosexual entre las montañas del norte de Inglaterra. Un joven granjero de Yorkshire con escasas habilidades sociales verá sacudida su existencia con la llegada de un inmigrante rumano. Josh O’Connor, en su interpretación de joven indomesticado y asediado por su propia soledad, está de diez. La contención en el drama naturalista es el punto fuerte de esta película, donde los silencios llenan espacios y el paisaje tiene un papel protagonista. No sobra nada en ella. Tiene una austera sencillez a la hora de describir cómo un muchacho aprende a amar de la mano de otro. Conmueve sin trampas, y es bellísima.

11. Sauvage, Camille Vidal-Naquet (2018)

Sauvage es un verdadero desafío a la ética del espectador, que tendrá que enfrentarse a su propio concepto de la prostitución. Y me refiero al que va mucho más allá de la legalización o el abolicionismo. Es el que se refiere a la propia dimensión psicológica del oficio (ejercicio de libertad o alienación destructiva). Cualquiera que se acerque a esta historia terminará albergando dudas sobre si la prostitución puede ser un oficio libre y dignamente ejercido.

Bonus track

Además de estas once películas LGTB para superar el coronavirus en casa, también queremos recomendarte una más que, aunque no está disponibles en plataformas, seguramente puedas ver.

12. Un rubio, Marcos Berger (2019)

Conmoción e indignación. Son las dos palabras que me brotan al hablar de esta película. Conmoción porque la dolorosa historia de amor de Brokeback Mountain es retomada por Berger en una versión libre, que resulta ser un hermoso (y mal llamado) remake contemporáneo y urbano. Juan evoca al inolvidable Ennis del Mar, destinado a luchar (y a perder) contra su homofobia interiorizada, mientras Gabo resucita al entrañable Jack Twist, que sabe lo que desea pero no consigue alcanzarlo. Ante la adversidad, hay amantes que apuestan por luchar y otros que se rinden. Y Berger demuestra una inteligencia y sutileza abrumadoras al adoptar esta historia perenne. Mi indignación se debe a que esta joya del cine LGBT no vaya a ser exhibida en las salas comerciales. Sin duda, un fenómeno inexplicable y lamentable, teniendo en cuenta que su director recibió el Premio de Honor en el último LesGaiCineMady que le avala una filmografía muy reseñable.

Por último, si crees que vas a necesitar más cine durante la cuarentena, te recomiendo que visites la página de Facebook de Lesgaicinemad. En este post de su página de Facebook nos dejan algunos enlaces gratuitos a diferentes cortos de temáticas variadas para ayudarnos a que el tiempo de reclusión pase más rápido.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Fernando Garín
Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Fernando Garín