Los medios abandonan a los refugiados LGBT
Los medios abandonan a los refugiados LGBT

Los medios de comunicación abandonan a los refugiados LGBT

Fotografía por: Aashish R. Gautam

Hace un par de años los medios de comunicación publicaron en masa la grave situación de vulnerabilidad y violencia que estaban sufriendo los refugiados LGTB, no solo durante su travesía por Europa, sino también en los países de acogida.

En esa época, varios reportajes destacaban que los refugiados sufrían frecuentes palizas, agresiones -incluso sexuales-, ataques verbales y un trato marginal, no solo por el resto de refugiados, sino también por el personal de vigilancia y mantenimiento de algunos centros que los acogían.

Dicho trato, destacaba ACNUR, genera “sentimientos de abnegación, angustia, vergüenza, aislamiento e incluso odio hacia sí mismos”. Así pues, el trastorno de estrés post-traumático (TEPT) empezó a detectarse en aquellos refugiados que pudieron ser aislados del resto gracias al esfuerzo y trabajo de asociaciones como Schwulenberatung Berlin, que desde hace como mínimo un año gestiona un centro especializado de atención al colectivo LGTB en la capital alemana. Los gestores del centro notaron entonces que los refugiados que atendían lograban relajarse, podían ser ellos mismos y conseguían expresar sin miedo su orientación sexual.

Aún así, la atención especializada a refugiados LGTB no es nueva, porque su migración, en mayor o menor número, tampoco lo es. Ya unos años antes, Estados Unidos, bajo el primer mandato presidencial de Obama, desarrolló un programa de asistencia técnica de dos años para sus agencias de reasentamiento, así como programas específicos de tratamiento de la tortura destinados a mejorar los servicios para los refugiados y solicitantes de asilo por motivo de orientación sexual. Estos demandantes, mayoritariamente, provenían de países africanos.

El modelo estadounidense de atención a refugiados LGTB tiene como referencia la guía de buenas prácticas Supporting LGBT Asylum Seekers in the United States, que refiere un protocolo de actuación transversal que engloba la atención sanitaria, la educación y la búsqueda de empleo entre otras medidas con el objetivo de ayudar a los refugiados a facilitar su integración y reducir su vulnerabilidad.

Actualmente los medios españoles no realizan un seguimiento de la situación y evolución de estos refugiados. Solo contamos con el trabajo realizado por medios de comunicación y revistas LGBT que sí se atreven a profundizar en la verdad. Tampoco sabemos si desde las organizaciones de estos países europeos se están teniendo en cuenta los protocolos y buenas prácticas que, años atrás, se desarrollaron en Estados Unidos.

Tras analizar el enfoque que los medios hicieron de la situación de los refugiados LGTB en Alemania, observo que ninguno de ellos lo relacionó con el modelo desarrollado en Estados Unidos desde, como mínimo, el año 2011.

De ahí la duda.

Aunque pudieran existir diferencias en la tipología de refugiados, ¿se están aprovechando los materiales y procesos ya existentes para atender a esta población tan vulnerable?

¿Se empezó a trabajar desde cero hace dos años en Europa?

Esperemos que no, porque de ser así, se perdió un tiempo muy valioso en la protección de una población extremadamente vulnerable.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista especializado en actualidad LGBT, es fundador de La Pluma Invertida. Trabaja como ejecutivo de cuentas en la agencia de marketing Goalplan y gestiona puntualmente medios en el gabinete de comunicación IP Comunicación. Vive en Barcelona.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa

Daniel Vilosa