Homonosts: historias inesperadas

Homonosts: historias inesperadas

Estos días he tenido un poco más de tiempo libre y he aprovechado para leer, casi del tirón, Homonots. Converses amb deu gais que han obert camí, del periodista Francesc Soler, que entre finales de 2012 y principios de 2013 entrevistó a diez hombres para los que su homosexualidad supuso vivir en la “clandestinidad emocional”, en palabras del propio autor.

Homonosts: historias inesperadas

Homonots está inspirado en Homenots, de Josep Pla, que entre 1958 y 1962 recopiló hasta sesenta retratos de escritores, artistas, políticos o personajes pintorescos que destacaron en sus áreas profesionales. Al igual que Pla, con Homonots, Francesc Soler intenta crear una memoria colectiva aunque, en su caso, de la homosexualidad en Cataluña desde los últimos años del franquismo hasta el momento en que se publicó este libro.

El autor nos guía por las entrevistas en orden cronológico y entreteje un hilo conductor gracias a la fina relación que tienen o han tenido la mayoría de entrevistados entre ellos. Algunas respuestas son inesperadas. Sorprendentes, pensaríamos. Otras hoy serían polémicas. Por eso hace bien Soler en presentar a personas tan antagónicas que se piensan a sí mismas de formas tan distintas.

Aunque las respuestas inesperadas son muchas y muy variadas, cada entrevistado nos ofrece como mínimo una. Para Jordi Llovet (catedrático de teoría de la literatura y literatura comparada) las salidas del armario que se realizan desde el drama o la queja fracasan porque la literatura comediográfica reclama humor e ironía. Para Jaume Santandreu (excura) lo peor de la Iglesia no fueron los abusos que sufrió, sino la propia reacción de la institución al contarle esos abusos. Para Armand de Fluvià (activista), que formó parte de una generación que vivía acostumbrada a follar sin condón, introducirlo fue traumático cuando apareció el SIDA. Para Llibert Ferri (periodista) ser padre supuso, de alguna manera, volver al armario. Para Ferran Pujol (activista) someterse a tratamientos muy agresivos contra el SIDA en una carrera contrarreloj para salvar su vida no fue tan doloroso como cuando la enfermedad se iba llevando a sus mejores amigos uno tras otro. Para Ventura Pons (cineasta) la Barcelona que vivió entre 1975 y 1980 perteneció a una “época espléndida”. Para Nazario (dibujante) trasladarse a la ciudad condal supuso venderle su guitarra a Jaume Sisa y para Juan P. Juliá (empresario) cada vez son menos los gais que duermen en el Hotel Axel en favor de parejas heterosexuales.

Homonosts: historias inesperadas

Homonots es una clase de historia que se lee fácilmente. Es el libro que encuentras escondido en una estantería alta de tu librería favorita. El propio Soler reconoció en una entrevista que no existió voluntad canónica en considerar a estos diez “homonots” como los padres del colectivo, sino que más bien eran diez figuras que creyó podían realizar una aportación importante.

El autor refleja, en sus propias palabras, “las distintas formas de vivir la homosexualidad por parte de personas que fueron valientes” y logra con creces ofrecer un retrato valioso de la memoria histórica de un colectivo que últimamente reivindica los orígenes de su lucha con más fuerza que nunca.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista especializado en actualidad LGBT, es fundador de La Pluma Invertida. Trabaja como ejecutivo de cuentas en la agencia de marketing Goalplan y gestiona puntualmente medios en el gabinete de comunicación IP Comunicación. Vive en Barcelona.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa