Diego Solana es el autor de Furgonetas blancas
Diego Solana es el autor de Furgonetas blancas

Furgonetas blancas o navegar por el océano del instinto

El 26 de abril de 2019 se publicó Furgonetas blancas: cruising y pajas existenciales, la primera novela del profesor y fotógrafo Carlos Escolástico, que escribe bajo el pseudónimo de Diego Solana.

El autor empezó la narración en primera persona, pero cambió de opinión a medida que la obra crecía y poco a poco iba conformando un juego de espejos de personajes que entraban y salían de los relatos y, a su vez, se entremezclaban con la realidad.

Furgonetas blancas es una autobiografía en la que el narrador también se nutre de los relatos de amigos y conocidos. Presenta su existencia describiendo sus experiencias sexuales con las relaciones que mantiene con amigos y familiares, cuando lo habitual es encontrar relatos o novelas o bien que solamente hablan de sexo, o bien que solo hablan del gran abanico de relaciones sociales que existen.

En una entrevista via whats app, Escolástico reconoce que, en definitiva, el libro solo surgió al final, una vez tenía recopilados varias decenas de relatos cortos que, a modo de “kilos y kilos de hojas escritas”, conformaban una colección que bien merecía una oportunidad.

La obra tiene una estructura circular de un año que empieza y termina en una Nochevieja. Una temporalidad fácil de abarcar que usa el año 2018 como guía cronológica, aunque muchas experiencias que narra son mayoritariamente anteriores.

Los relatos son principalmente eróticos, pero no es solo un libro erótico. Es un libro de búsqueda y de autoconocimiento que utiliza el sexo como vía de aprendizaje, aunque en ocasiones se convierta en una bomba atómica que lo arrasa todo.

La puesta en escena es honesta.

La fluidez de la narración sorprende.

Esperaba encontrar sexo y más sexo por doquier sin ningún tipo de filtro o exigencia literaria, pero debo reconocer que, más allá del crudo erotismo que ofrece un cuarto oscuro, de Furgonetas blancas nace una inesperada reflexión personal que te engancha.

Y quieres más. Porque a todos nos gusta navegar por el océano del instinto.

El logro de Furgonetas blancas no está en cómo habla de sexo, sino en la manera en que mantiene al lector en una erección contenida.

Presente.

Explorando el camino de la felicidad y aprendiendo a distinguir, ante otro hombre, si lo que siente es deseo o envidia.

El resultado es una novela dura y sin concesiones. Furgonetas blancas es el libro ante el que todos pondríamos el grito en el cielo, pero también es el libro que todos acabaríamos leyendo.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista especializado en actualidad LGBT, es fundador de La Pluma Invertida. Trabaja como ejecutivo de cuentas en la agencia de marketing Goalplan y gestiona puntualmente medios en el gabinete de comunicación IP Comunicación. Vive en Barcelona.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa