Lydia Gil es la impulsora del proyecto Ciencia Arco Iris
Lydia Gil es la impulsora del proyecto Ciencia Arco Iris

Lydia Gil: “La ciencia diversa es mejor ciencia: está científicamente demostrado”

Fotografía de Pere Ferré

Lydia Gil, @TuSocialMedia en las redes. Es documentalista, trabaja en el Instituto Catalán de Arqueología Clásica, investiga cómo fusionar ciencia y redes sociales en su blog Social Media en Investigación y está haciendo sus pinitos en el ámbito de la divulgación científica.

Dice que le encanta la filosofía de vida. Defiende que la suma de pequeñas acciones puede generar grandes cambios. Intenta contribuir a ello en cada uno de los proyectos que emprende.

Eres autora del blog Social Media en Investigación, un espacio que analiza cómo científicos e investigadores utilizan las redes sociales en su propio beneficio. ¿Cómo surgió esta idea?

Mi blog es el resultado del trabajo final de un máster que cursé en la UPF en el que tenía que crear un proyecto que versara sobre las redes sociales de nicho, es decir, aquellas que son específicas para un sector concreto.

Era 2015 y, en ese momento, había multitud de blogs muy buenos sobre redes sociales enfocados a la cultura, el marketing, el turismo, etc., pero muy pocos centrados en el ámbito científico. Y lo curioso era que la falta de oferta no ocurría sólo en España sino en todo el mundo.

Cinco años después, el escenario ha cambiado, la oferta ha aumentado con creces, pero seguimos fallando en algo, ya que a pesar de que los investigadores e investigadoras reconocen la importancia de estar en ellas, aún no los hemos convencido para que las usen con fines divulgativos.

¿Cómo decides qué contenidos merecen una entrada en tu blog? Porque el uso de las redes sociales en ciencia, ahora ampliado con el Big Data y la IA (Inteligencia artificial), es creciente y cada día más amplio.

Hago una selección sobre contenidos que me parecen interesantes sobre las redes sociales científicas, casos de éxito comunicando ciencia, entrevistas, proyectos de divulgación y recursos 2.0.

Sin duda, el uso de las redes sociales es creciente y lo seguirá siendo, ya que llegaron para quedarse y lo hicieron hace ya más de 15 años, aunque a veces nos cueste un pelín situarlas en el tiempo.

La presencia del personal investigador en las redes sociales es primordial, ya que actualmente son la principal fuente de información científica entre gran parte de la ciudadanía. 

¿Has conseguido monetizarlo?

Sí, aunque indirectamente. Estoy muy contenta, porque el blog me ha abierto las puertas para probar facetas muy diferentes que quizá nunca había imaginado:  invitaciones para impartir charlas, participar en congresos, dar clases y talleres en diferentes universidades y también conocer a mucha gente interesante.

Tras un par de años publicando en tu blog decides darle protagonismo a “Mujeres Divulgadoras“, en 2017, bajo el lema Las niñas no pueden convertirse en aquello que no pueden ver. ¿De dónde sale esta frase y cuál es el objetivo de Mujeres Divulgadoras?

#MujeresDivulgadoras tiene dos objetivos: (re)descubrir a las protagonistas de la divulgación científica de todas las áreas del conocimiento y analizar si se replican los techos de cristal de la comunidad científica en algo tan de moda como es la divulgación. ¿Cómo? Analizando la presencia de mujeres como ponentes en algunos eventos de divulgación en España.

Spoiler, sí, también en la divulgación existe el techo de cristal. Aunque es justo decir que la situación está cambiando y que incluso hay festivales que nacen con la premisa de organizar eventos paritarios como es el caso de BCNSpiracy.

Todos los estudios que se han realizado sobre ciencia y género siempre concluyen de la misma manera: “Las niñas no pueden convertirse en aquello que no pueden ver”. Me encanta esta frase, porque refleja a la perfección la realidad. Y es que desafortunadamente, la imagen que aún pervive a nivel social sobre las personas que se dedican a la ciencia sigue siendo la de un hombre blanco, occidental, muy inteligente, de clase media y con la pinta de friki rematado.

¿Qué criterios utilizas para escoger qué mujeres forman parte de la lista de elegidas?

En #MujeresDivulgadoras intento que queden representadas todas las áreas del conocimiento, y por tanto hay físicas, químicas, arqueólogas, ingenieras, matemáticas, historiadoras, etc. También procuro que haya mujeres de distintas edades (no sólo jóvenes) y que opten por formatos diversos desde charlas hasta canales de YouTube.

Este verano has lanzado una versión LGBT de Mujeres Divulgadoras, Ciencia ArcoIris. ¿Cómo funciona?

En realidad #CienciaArcoiris no está centrado sólo en mujeres, sino que pone el foco en las personas del colectivo LGBT del ámbito científico.

El confinamiento fue muy duro, pero durante algún momento de lucidez le pude dar forma a la idea. #CienciaArcoíris lo presenté en junio para sumarme a la celebración del Orgullo.

En #CienciaArcoíris podéis conocer a 25 a científiques LGTBIQA+ de diversas especialidades; saber si apuestan por la divulgación; si han sufrido discriminación laboral; la importancia de visibilizarse en la comunidad científica y algunas de sus propuestas para conseguir una ciencia más inclusiva.

Por otra parte, podéis leer una entrevista a Desgranando Ciencia –el primer festival en incluir una sesión dedicada a la diversidad- y otra, a Prisma Ciencia, una asociación a nivel estatal que lucha contra la discriminación del colectivo científico y tecnológico.

¿Cuál es el objetivo de Ciencia Arcoiris? 

Como su eslogan dice, su objetivo es visibilizar la diversidad que hay en el ámbito científico, aunque por mucho tiempo haya estado en la sombra (al igual que las mujeres).

En ciencia e innovación la mitad de las personas LGBT se ven obligadas a ocultar su orientación afectivo-sexual o su identidad de género. ¿Cómo afecta la ausencia de igualdad en el desarrollo científico?

Provoca una pérdida de talento por el camino, escasos referentes científicos, creación de estereotipos, disminución en la capacidad innovadora de los países y peores resultados científicos.

¡La ciencia diversa es mejor ciencia! Está científicamente demostrado. 😉 Así que es necesario impulsar el talento de todas las personas, para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad y enfrentarnos a los retos de futuro, que no son pocos.

¿Qué medidas crees que podríamos implementar para eliminar la discriminación de las personas LGBT en ámbitos como la investigación y la innovación?

Como dice Paula del Río “no podemos conseguir una ciencia inclusiva si no empezamos por una sociedad más inclusiva, es como empezar la casa por el tejado. Por eso, como primera medida, deberíamos considerar la diversidad afectivo-sexual y de género como contenido imprescindible en el sistema educativo. Hablar explícitamente de la realidad de personas intersexuales, asexuales, trans, etc.”

Por otra parte, como dicen desde la asociación Prisma “lo primero es informarse, porque es muy difícil tomar medidas sobre algo que se desconoce”. En su caso, algunas de las medidas que proponen son: incluir cláusulas antidiscriminación en acuerdos de proyectos, replantear cómo y dónde se publican ofertas de becas doctorales, analizar posibles sesgos interiorizados en procesos de selección, establecer canales seguros de denuncia de discriminación lgtbfóbica, visibilizar referentes, establecer aseos neutros y formularios administrativos inclusivos…

Recomiéndame investigadoras que sí o sí todos deberíamos conocer.

Una pequeña pincelada sería Marina Logares (matemática), Juani Bermejo (informática cuántica), Lidia García (historiadora) y Marina Echebarría (derecho), pero podéis encontrar muchas más en #CienciaArcoíris.

Comentarios de Facebook

Escrito por
Daniel Vilosa

Periodista freelance especializado en marketing de contenidos y comunicación. Está licenciado en Humanidades (UPF) y Periodismo (UAB) y tiene un máster de Comunicación y Márketing Online, también por la UAB. Es fundador de La Pluma Invertida y vive entre Barcelona y la Costa Brava.

Ver todos los artículos
Envia una respuesta
Escrito por Daniel Vilosa