Una semana de homofobia en Twitter

 

Hace una semana un tweet del blog de entretenimiento y noticias de Internet Mashable me llamó la atención. Millie Bobby Brown, la actriz de Stranger Things, dejaba su cuenta de Twitter tras ser víctima de un montaje que daba a entender que la chica, de tan solo 14 años, era homófoba. La supuesta broma iniciada por unos pocos creció, se hizo viral y la actriz abandonó la plataforma social.

Al día siguiente, La Vanguardia publicaba la noticia de que La Vecina Rubia había sido víctima de un ataque en el que alguien había publicado tweets homófobos desde su cuenta de Twitter en su nombre. Los dos ataques se produjeron en la red de microblogging con pocas horas de diferencia, pero no son exactamente iguales.

En el caso de Millie Bobby Brown gente aparecida de la nada empezó a escribir mensajes homófobos desagradables atribuyéndoselos a la actriz. Esto parece que empezó  en noviembre de 2017, cuando, según Mashable, la usuaria de Twitter @KelsFiona dijo que la joven de 14 años le arrebató su hijab en el aeropuerto. La falsedad de la información se confirmó cuando una segunda usuaria de Twitter señaló que la primera no tenía una hijab en su foto de perfil, a lo que @KelsFiona respondió que “porque me lo arrebató”. Era difícil de creer.

La cuenta de @KelsFiona fue suspendida y el tweet borrado. Poco tiempo después nació el hashtag #TakeDownMillieBobbyBrown como una especie de revancha y llamada a la acción en contra de la actriz.

Desde entonces diferentes cuentas de Twitter han estado compartiendo memes, Snapchats falsos e historias de Instagram en las que se muestra una Millie homófoba a rabiar.

A pesar de los detractores, la mayoría de usuarios de Twitter condenó las historias falsas atribuidas a Millie y le expresó su apoyo. La adolescente, que suele usar su celebridad para difundir mensajes positivos, pronunció un emotivo discurso durante los MTV Movie&TV Awards animando a plantar cara a los agresores: “Si no tienes nada amable que decir, simplemente no lo digas. No debería haber espacio en este mundo para el bullying. No voy a tolerarlo y ninguno de vosotros debería hacerlo. Si necesitáis que os recuerden lo valiosos que sois y sobreponeros al odio, mándadme un mensaje en Instagram”.

En el caso de La Vecina Rubia existe un supuesto delito de suplantación de identidad. No se trató, como en el caso de Millie Bobbie Brown, de afirmar que “la vecina rubia dice que…”, sino que alguien se hizo pasar por ella para publicar tweets en su nombre.

La Vecina Rubia lo denunció en sus stories de Instagram con pantallazos de los mensajes y dando una explicación por escrito. A pesar de que sus seguidores intentaron encontrar los tweets homófobos en el feed de su cuenta, no pudieron porque eran falsos. La polémica alcanzó tal repercusión que incluso la Policía Nacional se hizo eco de la noticia.

Puede que detrás de los tweets homófobos no exista estrategia. Puede que sea fruto de una broma que crece y se descontrola como parece ser el caso de Millie. Puede que auténticos trolls homófobos hayan intervenido la cuenta de La Vecina Rubia.

Sea como sea, queda claro que intentar manipular en Twitter a según quién para difundir mensajes de odio es inútil. Sobre todo porque intentarlo con personas que ya han demostrado su compromiso con la causa LGTB supone iniciar una batalla que, si tienes dos dedos de frente, sabes de antemano que está perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s