Veinte minutos sin saber de ti

Acabo de enviarte un whats app y no contestas. Léelo ya porque estoy a punto de volverme loco. Esta noche no he dormido intentando comprender por qué te has quitado el doble check azul. ¿Por qué lo has hecho? De verdad que no lo entiendo. No sé bien qué he hecho yo para merecer eso. ¿Por qué no confías en mí?

Han pasado treinta segundos desde que te he enviado el whats app. Treinta segundos son una eternidad. Estoy en mi mesa de la oficina. No veo. No escucho. No hablo. No nada. No puedo concentrarme. Me ahogo. ¿Qué haces? ¿Por qué no me dices nada? ¿Me estás castigando por el whats app que te envié a las dos de la mañana preguntándote qué hacías?

Estoy tan asustado que no creo que vaya a soportarlo. Te imagino riéndote con tus amigos, disfrutando de la playa y mirando a otros hombres. Te imagino haciendo todo esto mientras tú y tus amigos os burláis de mí. Seguro que te están diciendo que me dejes, que no soy lo suficientemente bueno, que hay muchos peces en el mar.

Ya ha pasado un minuto. Es la quinta vez que miro el móvil. Sigues sin decir nada. Sigue sin haber doble check azul. Espero que seas capaz de darme una explicación de todo esto. ¿Qué haces? ¿Por qué me castigas? No entiendo este silencio.

Han pasado cinco minutos. Estoy mareado. Necesito escaparme al baño antes de que empiece la reunión. La corbata me ahoga. Intento calmarme para hacer memoria, pero no recuerdo que me dijeras que esta mañana tuvieras planes con alguno de tus amigos. Tampoco tenías recados pendientes. ¿Qué haces que no miras el móvil?

Diez minutos. No lo entiendo. Quiero llorar. No sabes por lo que estoy pasando. No entiendes nada. No me quieres. Esto no es amor. Esta tarde tú y yo vamos a tener una conversación seria sobre nuestra relación. O me explicas la verdad o esto se ha terminado. Ojalá termine pronto esta reunión porque necesito saber ya si has leído mi mensaje.

Veinte minutos sin saber de ti. Si en un minuto no me lees y no me contestas, te llamaré para saber si todo está bien. Me tienes muy preocupado. Con lo que yo te quiero. Me gustaría saber qué pasa. ¿Por qué no me dices la verdad? ¿Has conocido a alguien? Si no me quieres no puedo hacer nada. Lo comprendo, de verdad. Por favor, si no quieres estar conmigo, dímelo. De verdad que no me enfadaré.

Doble check azul.

Javier está escribiendo.

—Bon dia Dani, qué tal? Estaba cargando el móvil en la habitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s