Ponerse en la piel del otro

Microrrealidades será el espacio más personal de La Pluma Invertida. Recogerá situaciones de la vida cotidiana en las que podemos sentirnos discriminados e, inconscientemente, podemos ser los discriminadores. Sea en un caso u en otro, son realidades que cuesta gestionar. Describirlas y ponerles nombre no quiere ser un acto de denuncia, sino de comprensión y de lo que podríamos llamar “ponernos en la piel del otro”.  Tomar conciencia es la mejor manera de evitar que algunas microrrealidades se repitan.

¿Pero cómo podemos sentirnos discriminados y ser los discriminadores? ¿Las dos cosas a la vez? Así es.

La homofobia es el término que se usa para describir el rechazo, miedo, repudio, prejuicio o discriminación hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales. Hasta aquí nada nuevo. Así, la homofobia es una actitud que pretende justificar que los homosexuales recibamos violencia (una paliza, un puñetazo, un insulto, una mueca de desaprobación, que alguien nos diga que se avergüenza de nosotros o un chiste que pretende ser gracioso pero que no tiene gracia).

El machismo es el principal sustrato que alimenta la homofobia. Considera que no somos hombres de verdad porque el único modelo válido para ello es el del hombre fuerte, implacable y seductor. Rechaza a los homosexuales por considerar que piensan, se comportan o sienten como mujeres.  Actuando como tal, denigra lo femenino y considera que la mujer es inferior al hombre. Por esta razón, la violencia hacia el hombre o la mujer homosexual está justificada. Así es como la homofobia se alimenta del machismo, que se sostiene gracias a esos prejuicios: ideas distorsionadas que tienen como objetivo justificar la exclusión o agresión de otros grupos, incluso aunque no sean minoritarios.

Una cosa es la homofobia y otra es la homofobia interiorizada, un concepto acuñado hace como mínimo dos décadas en el mundo académico anglosajón. Consiste en la interiorización, por parte de una persona homosexual, de la violencia simbólica contra otros homosexuales o contra sí mismo. Dicho de otra manera, la homofobia interiorizada es la aversión hacia los sentimientos y comportamientos homosexuales propios y/o hacia los de otros homosexuales.

La comunidad científica distingue dos tipos de homofobia interiorizada: la manifiesta y la sutil. La homofobia interiorizada manifiesta es aquella  que consiste en una actitud abiertamente hostil hacia la propia homosexualidad y hacia la de los demás, mientras que la homofobia interiorizada sutil consiste en una actitud negativa hacia los valores y costumbres de los homosexuales, que puede darse de una manera más disimulada. En la homofobia interiorizada sutil se incluye, por ejemplo, el rechazo a la pluma de otros gais o la vergüenza de darse la mano con un novio por la calle.

Esto es, precisamente, lo que llamaríamos una microrrealidad: aunque no exista agresión o amenaza, por culpa de los prejuicios homófobos que hemos respirado y que han calado en nuestra piel durante años, tenemos sentimientos contradictorios que no expresamos y de los que nadie se da cuenta, pero que bailan en nuestra mente generando ansiedad y mucho estrés. Esto a los heterosexuales no les pasa, porque darse la mano por la calle es de lo más normal. De hecho, es la imagen que esperas encontrar al bajar la basura o ir al supermercado. Pero a nosotros sí nos puede pasar, porque en situaciones así nuestro aprendizaje y experiencias de vida nos quieren hacer creer que somos diferentes. Por ello Microrrealidades quiere ser esa ventana abierta a la comprensión, una ventana que deshaga los nudos del que fue un aprendizaje machista inútil que merece ser reinterpretado.

Desde hace unos años el concepto “micromachismo” sirve para expresar ese residuo machista que las mujeres sufren en su día a día. Wikipedia define este término como “una práctica de violencia en la vida cotidiana que sería tan sutil que pasaría desapercibida pero que reflejaría y perpetuaría las actitudes machistas y la desigualdad de las mujeres respecto a los varones”. Los micromachismos garantizan el control sobre la mujer y perpetúan una distribución injusta de derechos y oportunidades para ellas.

Mientras muchos autores han definido el micromachismo y mientras el feminismo ha asumido como propia la lucha contra esta violencia sutil, ¿quién ha definido el concepto de “microhomofobia”, su homólogo para el colectivo LGBT? Hace por lo menos diez años que este concepto navega por la red y algunos bloggers lo definen como homofobia sutil, acercándose así al concepto de “homofobia interiorizada sutil” que mencionaba más arriba.  Una posible definición de microhomofobia podría ser “una práctica de violencia sutil que pasaría desapercibida, pero que a/ perpetuaría las actitudes machistas y la desigualdad de los hombres o mujeres homosexuales en relación a los hombres (y mujeres heterosexuales machistas) y b/ perpetuando esa inferioridad de hombres y mujeres homosexuales a través del no reconocimiento de derechos y oportunidades (por ejemplo: el derecho al matrimonio y el derecho a la adopción)”.

En adelante, Microrrealidades será un espacio para relatar esas pequeñas situaciones en las que podemos discriminar (a causa de la homofobia interiorizada) o somos discriminados (a causa de las microhomofobias). Ambos conceptos se entrelazan en un vaivén sutil que a menudo pasa desapercibido. Ponerlos sobre la mesa y narrarlos es la mejor manera que se me ocurre para que, poniéndonos en la piel del otro, no se repitan en el futuro.

Fuentes: Wikipedia, Mateo Sancho, en la revista GQ, El salmón contracorriente, El blog de Gabriel J. Martín, Quiérete mucho maricón, Martin, 2016, (pp.120-126) y Sincromosomay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s